La importancia de contar historias

koeth, nekodi, storytelling, anime, girls, niñas

Cuando era pequeñó una de las cosas que más disfrutaba (y que a decir verdad sigo disfrutando) son las historias y cuentos, no por nada fue uno de los primeros medios desarrollados por el ser humano para poder transmitir conocimiento, me apasiona poder despertar sentimientos y emociones, es decir, el generar empatía y poder entender al protagonista de la historia y es por eso que hoy en día, el contar historias (storytelling), esta volviendo a posicionarse como una herramienta que nos ayuda a contextualizar una acción, nos crea un escenario de uso, y eso mis amigos, es muy importante cuando estamos haciendo diseño de interacción pues nos permite entender a nuestro usuario, ser empáticos con sus necesidades.

Piensenlo de ésta manera, cuando estamos diseñando una interfaz, un website, una aplicación o incluso un nuevo producto, solemos diseñar en el escritorio, imaginando qué es lo que el usuario quiere:

“el usuario quiere un boton de me gusta!, el usuario quiere muchas imagenes!, el usuario quiere poder mandarlo por correo!, el usuario quiere que mientras se sube o se carga la foto la aplicación toque la macarena versión MIDI”

Sin embargo, al no tener un escenario de cómo se usarán estas características no podemos saber realmente su alcance, nuestro concepto del proyecto se quedará sólo en nuestra aplicación y sus usos supuestos.

Es ahí donde contar una historía nos ayuda, en lugar de decir, “el usuario quiere”, podemos decir, “El usuario usa esto…cuando…porque…y entonces..”

Construir está reprentación ficticia de un escenario en el que nuestro usuario utilizará la aplicación/stand/producto, basada en una investigación y observación real, nos permite ser empáticos con él y entender realmente sus necesidades.

“Pedro se fue de fiesta el fin de semana, ahora tiene mil fotos que ordenar y compartir, pero sólo puede hacerlo desde la compu del trabajo porque en su casa no tiene internet, debe de hacerlo de forma fácil y rápida para que su jefe no lo descubra. Necesita seleccionar todas las fotos, indicar que se ajusten los colores automáticamente, y compartirlas vía email a sus amigos cercanos, pero también tiene que compartir algunas fotos por facebook para que todos vean lo divertido que fue.”

nekodi

No sólo pensamos en las acciones que deberá realizar nuestra aplicación, sino que también obtenemos información de características que no habíamos tomado en cuenta:

– “Se deben subir las fotos en 2 clicks, para que el jefe no me descubra”

– ¿Lo usa en condiciones de mucha o poca luz?

– ¿Debe incluir un editor básico para la foto?

– Se debe poder compartir por distintos medios (e-mail, facebook, twitter).

– Al usar la aplicación en el trabajo, debe ser lo más simplificada y rápida posible.

– ¿Debe tener sonidos?

– ¿Debe tener mensajes pop up que aparezcan sobre otros programas? (recuerdo una ocasión que skype le jugo una mala pasada a un amigo al mostrar el mensaje sobre su reporte que estaba presentando al jefe).

A través del storytelling establecemos patrones para poder definir que características debemos agregar o eliminar e incluso cómo éstas se muestran a nuestro usuario. Usando lo que conocemos de nuestro usuario y creando historias acerca de ellos, podremos tener una visión más significativa de nuestro proyecto.

La próxima vez que deseen evaluar qué tan útil es su aplicación/producto, creen escenarios de uso y con base en sus perfiles de usuario, evaluen que tan bueno es el desempeño de las características de la aplicación según cada contexto.

Así que, es momento de volver a contar historias! 😀